El caso del "Diseñador Inteligente"








ZECHARIA SITCHIN
ESTADOS UNIDOS
http://www.sitchin.com





¿Fue el Diseñador Inteligente 
al que aluden los creacionistas 
un extraterrestre?




En marzo de 1925 la legislatura de Tennessee prohibió la enseñanza de cualquier doctrina que negara la creación divina del hombre según lo enseñado por la Biblia.
En julio de ese mismo año, John T. Scopes, un maestro de escuela secundaria, fue procesado por enseñar sobre la Evolución en violación de la ley del estado. El subsiguiente Juicio de Scopes (o, sarcásticamente, el "Juicio del Mono") atrajo la atención mundial hacia el aparentemente irreconciliable conflicto entre Creacionismo (la vieja creencia formada en la versión bíblica) y la Evolución (basada en las conclusiones de Darwin sobre la Selección Natural).
John Scopes fue encontrado culpable y multado con 100 dólares; la ley de Tennessee se derogó en 1967; pero el debate no ha finalizado: ¿Es el homo sapiens solamente el producto de un largo proceso de selección natural ("Evolución"), o el resultado de una decisión divina, un acto deliberado por un Creador ("Creacionismo")?
Los evolucionistas no pueden comprender cómo el otro lado puede ignorar la abrumadora evidencia sobre los principios de la vida hace billones de años y afirmar que esto es todo resultado de seis días de creación; los creacionistas, señalando que un reloj complejo requirió un relojero, no pueden entender cómo la repentina aparición del homo sapiens como la más compleja forma de vida puede negar la Mano de Dios.


Se expone el “Diseño Inteligente”

En los últimos años este debate se ha manifestado de nuevo, con mayor vigor, no sólo en los llamados estados del Cinturón de la Biblia, sino también en lugares inesperados como la Cámara de Representantes de Michigan y el sistema educativo de Pennsylvania. El más reciente caso es en Ohio, donde la contienda es la Junta de Educación del Estado.
Los informes de estos acontecimientos en los medios de comunicación liberales no esconden un grado de alarma en sus desarrollos, no tanto porque ellos continúan ocurriendo, sino porque el ataque a las enseñanzas del darwinismo viene ahora de un "creacionismo disfrazado", y eso es "un buen disfraz" (revista Time). El disfraz es llamado "diseño inteligente" (abreviado "D.I."); sus defensores, en general, no toman una posición respecto a cómo se presentó aquí la vida; apenas niegan que la selección natural (es decir la evolución) sola podría habernos originado. En algún lugar a lo largo del camino, sostienen ellos, tuvo que haber un Diseñador Inteligente.
Lo que alarma a los medios de comunicación y a la comunidad científica es el hecho de que los defensores del D.I. no son ancianas damas agitando la Biblia, sino intelectuales y académicos de variadas disciplinas de la ciencia, la filosofía y la teología. Su ataque concertado sobre el Evolucionismo ha sido llamado por la comunidad científica establecida "una estrategia de cuña para restaurar el Creacionismo disfrazado" (revista Science).


Identificando al Diseñador Inteligente

Los defensores de la nueva versión del Creacionismo, debe un deducir de un estudio de sus escritos y argumentos, encuentran más fácil fabricar un caso para el Diseñador Inteligente que contestar a la pregunta: ¿Si es así, quién fue el Diseñador Inteligente?
Mientras muchos científicos críticos del D.I. sostienen que los neo-creacionistas son cristianos conservadores disgustados por el desplazamiento de Dios en los planes de estudios escolares "el hecho es que muchos líderes del nuevo movimiento prefieren eludir la cuestión, o incluso aceptar un "Dios" abstracto para ser implantado en el principio mismo del Universo: "nadie sabe realmente cómo se construyó el Universo con ADN que puede replicarse a sí mismo," (en palabras de William Demski, un profesor de matemática).


Un puzzle New York Times

En su número del 8 de abril de 2001, The New York Times, en un artículo de primera plana de James Glanz, informaba a sus lectores que a pesar de algunas victorias de los evolucionistas en Kansas, Michigan y Pennsylvania, ellos "se encuentran instruidos no contra el creacionismo tradicional, con sus raíces en el liberalismo bíblico, sino contra una idea más sofisticada: la teoría del Diseño Inteligente."
¿Pero quién, de ser así, fue el Diseñador Inteligente? Como estaba leyendo el artículo en esa mañana de domingo, me alegró enterarme de que "El diseñador puede ser muy parecido al Dios bíblico, dicen los defensores, pero ellos están abiertos a otras explicaciones, tales como la proposición de que la vida fue sembrada por un meteorito desde otro lugar en el Cosmos, o la filosofía de la nueva era de que el Universo está irrigado con una misteriosa pero inanimada fuerza de vida."
Que los defensores del D.I. consideraran el surgimiento de la vida en la Tierra por causa de un meteorito como una explicación, sentí yo, se acercaba bastante a mi explicación sumeria de que la Semilla de la Vida (que ahora llamamos ADN) fue transmitida a la Tierra por el planeta invasor Nibiru durante la colisión ("Batalla Celestial") hace unos cuatro mil millones de años.
Pero resultó de examinar el sitio web del periódico y las ediciones anteriores, que la edición de la ciudad de New York que yo estaba leyendo suprimió una intrigante y fundamental frase del artículo original. He aquí lo que había leído del párrafo en su versión original, con la oración omitida destacada: "El diseñador puede ser muy parecido al Dios bíblico, dicen los defensores, pero ellos están abiertos a otras explicaciones, tales como la proposición de que la vida fue sembrada por un meteorito desde otro lugar en el Cosmos, POSIBLEMENTE IMPLICANDO INTELIGENCIA EXTRATERRESTRE, o la filosofía de la nueva era de que el Universo está irrigado con una misteriosa pero inanimada fuerza de vida."


Una avanzada civilización de otro mundo

Como mis lectores saben, lo que yo he dicho en mis libros fue más allá del común y corriente origen de la vida (= ADN) en la Tierra y en otra parte del Universo. Yo demostré que según los textos sumerios (sobre los cuales está basada la versión bíblica del Génesis), la evolución tomó su curso en Nibiru y en la Tierra. Comenzando mucho más temprano en Nibiru, produjo a los avanzados Anunnaki en Nibiru pero sólo a los primeros homínidos en la Tierra cuando los Anunnaki llegaron aquí hace unos 450.000 años. Entonces escribí, los Anunnaki se dedicaron a la ingeniería genética para elevar a los homínidos a homo sapiens (a su imagen y semejanza, como dice la Biblia).
Mientras todavía me preguntaba cómo la perspectiva extraterrestre fue eliminada del artículo del Times en abril de 2001, quedé encantado al leer así en su editorial del 17 de marzo de 2002, Los darwinianos encabezaron la lucha en Ohio, el editorial explicaba: "Los adherentes al diseño inteligente evitan cuidadosamente cualquier mención de Dios en sus propuestas. Simplemente argumentan que los humanos, los animales y las plantas son demasiado diversos y complejos como para ser explicados por la evolución y la selección natural, de modo que debe de haber habido un diseñador inteligente detrás de todo esto. Si ese diseñador es Dios, UNA AVANZADA CIVILIZACIÓN DE OTRO MUNDO, o alguna otra fuerza creadora, no es especificado".


¿De vuelta a Enki?

Esto es todo un avance en el reconocimiento de los datos sumerios, desde la posibilidad general de la participación de una "inteligencia extraterrestre" en la vida cósmica, hasta un Diseñador Inteligente de "una avanzada civilización de otro mundo".
Es progreso que abarca el relato de la colisión que propagó la Semilla de la Vida hasta la ingeniería genética del Señor Enki.
¿Los editorialistas del New York Times han leído mi libro, El Libro Perdido de Enki.?




EL AUTOR, periodista, escritor y lingüista experto en hebreo antiguo y otras lenguas semíticas y europeas. Pionero en la investigación de la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres y profundo conocedor del Antiguo Testamento y de la historia y arqueología del Cercano Oriente. Es el autor de la mundialmente exitosa serie Crónicas de la Tierra, que inició con el best seller El 12º. Planeta.



© Zecharia Sitchin – Todos los derechos reservados

Publicado con permiso expreso (Reproduced by permission)

Prohibida su reproducción sin la autorización previa de:
Jan Sitchin - jsitchin@gmail.com